Coronavirus podría causar trombos, una amenaza desconcertante

By pontecool 2020-05-28 09:05:25 Ecuador
Coronavirus podría causar trombos, una amenaza desconcertante

Primero, tuvo fiebre, fuertes sudoraciones y dolores musculares. Casi un mes después, un extraño adormecimiento en el lado derecho del cuerpo.

Darlene Gildersleeve pensó que se había recuperado del coronavirus Covid-19. Los médicos le dijeron que sólo necesitaba reposo. Durante varios días nadie sospechó que el agravamiento de sus síntomas estaba relacionado, hasta que en una videoconferencia, el 4 de mayo, su médico advirtió que arrastraba las palabras y consultó a un especialista.

“Usted ha sufrido dos embolias”, le dijo un neurólogo a Gildersleeve en un hospital. La mujer de Hopkinton, Nueva Hampshire, tiene sólo 43 años.

Los trombos, que pueden causar embolias cerebrales, ataques cardiacos y peligrosas obstrucciones arteriales en piernas y pulmones, son encontrados cada vez más seguido en pacientes con Covid-19, entre ellos algunos niños.

Incluso, se han detectado trombos diminutos que pueden dañar tejidos de cualquier parte del cuerpo en pacientes hospitalizados y en las autopsias, trastocando la comprensión que tenían los médicos de lo que alguna vez fue considerada principalmente una infección respiratoria.

“Debo ser humilde y decir que no sé qué está sucediendo ahí, pero vaya que necesitamos averiguarlo porque, a menos que sepas cuál es el mecanismo patogénico (causante de la enfermedad), va a ser difícil intervenir”, declaró el doctor Anthony Fauci, el principal experto de Estados Unidos en enfermedades infecciosas, durante una entrevista el mes pasado con una publicación médica.

Los médicos y los científicos de docenas de hospitales y universidades en todo el mundo están buscando respuestas al tiempo que intentan determinar el riesgo de un paciente a sufrir trombos y prueban medicamentos para tratarlos o prevenirlos.

Gildersleeve dijo que las autoridades de salud “necesitan alertar con urgencia sobre las embolias” y el coronavirus. Desconocer el posible vínculo “me hizo dudar” cuando los síntomas se presentaron, agregó.

Otras afecciones como obesidad y diabetes, que convierten a las personas con Covid-19 en pacientes vulnerables a complicaciones severas, pueden aumentar el riesgo de sufrir trombos. Sin embargo, muchas autoridades creen que existe una relación entre la manera como ataca el virus y la manera como reacciona el organismo.

“El Covid-19 es la enfermedad más trombótica (causante de coágulos de sangre (o trombos) dentro del organismo) que hayamos visto en nuestras vidas”, dijo el doctor Alex Spyropoulos, especialista en trombosis y profesor en los Institutos Feinstein de Investigación Médica en Manhasset, Nueva York.

También se han advertido trombos en infecciones con otros coronavirus, como el SARS, pero a una escala mucho menor, dijo.

Los científicos creen que el coronavirus ingresa en el organismo por los receptores de enzimas que están en todo el cuerpo, incluidas las células que recubren el interior de los vasos sanguíneos. Algunos teorizan que el coronavirus quizá promueve la coagulación porque lesiona de alguna manera esos vasos durante su propagación. Esa lesión puede provocar una severa respuesta inmunológica del organismo en su intento por combatir la infección, lo que resulta en una inflamación que también puede dañar los vasos sanguíneos y promover la coagulación, dijo el doctor Valentin Fuster, director del Hospital del Corazón Monte Sinaí en Nueva York.

Se desconoce cuántos pacientes con Covid-19 desarrollan trombos. Estudios de China, Europa y Estados Unidos indican una tasa de entre 3% y 70% de las personas hospitalizadas con Covid-19. Se necesita una investigación más rigurosa para determinar la verdadera prevalencia, dijeron los Institutos Nacionales de Salud.

Se desconoce la prevalencia en pacientes con síntomas moderados, y la agencia señala que no hay evidencia suficiente para recomendar análisis rutinario de trombos a todos los enfermos de Covid-19 que no presenten síntomas de trombosis, como inflamación, dolor y decoloración rojiza en un brazo o una pierna.

Algunos hospitales han encontrado que 40% de las muertes de pacientes con Covid-19 son por trombos. Spyropoulos dijo que esto ha sido una constante en su sistema de 23 hospitales en la zona metropolitana de Nueva York, Northwell Health, que ha atendido a más de 11,000 enfermos con Covid-19.

Los casos ahí se han reducido a casi la mitad en el último mes, lo que ha permitido más tiempo para la investigación antes de que pueda ocurrir una segunda y quizá tercera ola de infecciones, señaló. “Estamos en una carrera contra reloj para encontrar una respuesta a las principales interrogantes clínicas”, agregó.

Las personas hospitalizados con cualquier enfermedad severa enfrentan mayores riesgos de sufrir trombos, en parte debido a su confinamiento en cama e inactividad. De manera ordinaria les suministran anticoagulantes como medida preventiva. Algunos médicos están probando dosis mayores a las habituales en forma preventiva en pacientes hospitalizados con coronavirus.

Unos cuantos han suministrado poderosos medicamentos para disolver trombos que típicamente se utilizan para tratar embolias, y han tenido resultados mixtos. En una recomendación emitida el 12 de mayo, los Institutos Nacionales de Salud dijeron que se necesita mayor investigación para saber si esa estrategia tiene algún beneficio.

Fuster participó en una investigación preliminar con casi 2.800 enfermos de Covid-19 en cinco hospitales del sistema de Monte Sinaí. Un vistazo a los resultados indica probabilidades de supervivencia ligeramente mayores en los pacientes intubados que recibieron anticoagulantes en comparación con los que no. Aunque los resultados no son concluyentes, todos los pacientes con Covid-19 en Monte Sinaí reciben anticoagulantes a menos que estén en peligro de sufrir una hemorragia, un posible efecto colateral, declaró Fuster.

Algunos pacientes con Covid-19, como Gildersleeve, desarrollan trombos peligrosos cuando sus infecciones parecen haber amainado, dijo Spyropoulos. Los enfermos graves atendidos en Northwell son enviados a casa con la indicación de tomar anticoagulantes, y sus experiencias serán incluidas en un estudio que será publicado en fecha próxima. Spyropoulos ha sido consultor pagado de Janssen Pharmaceuticals, fabricante de Xarelto, el nombre de marca del anticoagulante.

Además, Northwell participa en un estudio multicentros que probará el uso de anticoagulantes en enfermos de Covid-19 que no están suficientemente graves para requerir hospitalización.

En un pequeño estudio publicado el 15 de mayo, médicos de la Universidad de Colorado concluyeron que los resultados combinados de dos pruebas con las que se midieron los marcadores de coagulación en la sangre pueden ayudar a determinar qué pacientes desarrollarán trombos peligrosos. Una prueba mide un fragmento de proteína llamado dímero D, un residuo de los trombos disueltos. Niveles altos de la proteína son a veces indicio de trombos peligrosos formados en lo profundo de las venas de las piernas y que pueden llegar hasta los pulmones u otros órganos.

El doctor Behnood Bikdeli, del Centro Médico Irving de la Universidad de Columbia, dijo que los niveles de dímero D en muchos de sus pacientes con Covid-19 han sido alarmantemente altos, hasta 50 veces arriba de lo normal.

Debido a las preocupaciones sobre los trombos en los enfermos de Covid-19, un grupo internacional de médicos e investigadores emitió una declaración consensuada de 30 páginas. Bikdeli es el autor principal.

En el documento se afirma que las pruebas para detectar trombos que requieren tratamiento incluyen radiografías o exámenes de ultrasonido, pero representan un peligro para los trabajadores de salud porque el virus es muy contagioso. Bikdeli expresó temor de que si escasea el equipo protector, algunos trombos peligrosos queden sin diagnóstico ni tratamiento.

El distanciamiento social podría aumentar el sedentarismo de las personas y su vulnerabilidad a trombos, en particular en los adultos mayores, así que los médicos deben alentar la actividad o los ejercicios realizables en casa como medida preventiva, según la declaración.

Warnell Vega recibió esa recomendación después de perder el conocimiento en su casa el 19 de abril debido a un trombo grande que le obstruyó una arteria pulmonar. Los médicos de Monte Sinaí Morningside creen que el problema estuvo relacionado con el coronavirus. Vega, de 33 años, que prepara almuerzos para niños escolares de la ciudad de Nueva York, estuvo una semana en terapia intensiva con oxígeno y anticoagulantes, los cuales debe continuar tomando durante tres meses por recomendación médica.

“Debo estar muy alerta de que no me venga ninguna hemorragia y tener cuidado de no cortarme”, afirmó Vega.

Gildersleeve, la paciente de la embolia de Nueva Hampshire, también fue enviada a casa con la indicación de tomar anticoagulantes. Hace terapia física para fortalecerse y mejorar su sentido del equilibrio. Todavía tiene un poco de adormecimiento y problemas de la vista, debido a lo cual no debe conducir vehículo de momento.

Los médicos no pueden pronosticar cuándo o si podrá recuperar todas sus habilidades.

“Intento mantenerme positiva respecto de mi recuperación”, afirmó. “Tengo que ser paciente y escuchar a mi cuerpo sin forzarlo demasiado”.

Fuente: Coronavirus podría causar trombos, una amenaza desconcertante

Indiquenos que le parecio este artículo?


Artículos Relacionados